El look masculino, tendencia renovada

En los años 60, el diseñador francés Yves Saint Laurent revolucionó las pasarelas presentando el primer esmóking femenino en su colección otoño-invierno 1966. Se trataba de un pantalón recto, una camisa en tejido de organdí blanco, un nudo de seda en vez de una pajarita, un cinturón en satén y una chaqueta larga y femenizada con un corte ajustado. Al principio las críticas fueron numerosas y las opiniones encontradas, pero este look acabó siendo una tendencia aclamada que hoy en día sigue siendo una apuesta segura. Han transcurrido casi 50 años desde entonces pero el look masculino para la mujer, que nunca ha desaparecido, se renueva cada temporada. Vuelven los cortes rectos, minimalistas, sobrios, así como los colores oscuros, negros, blancos y grises, y los tonos masculinos que lejos de quitar feminidad a la mujer, realzan su silueta.

La raya diplomática, acompañada de cuadros Gales y pata de gallo son ya un clásico que acompañan los trajes entallados, los pantalones palazzo o incluso prendas más femeninas como los vestidos abrigo. Las prendas muy masculinas como los blazers, los chalecos o los esmókings dan un aspecto sensual y andrógino pero no por ello dejan de ser femeninos. Se puede llevar un chaleco desabrochado para realzar el escote, incluso encima de una camisa sin mangas. En cuanto a los pantalones, se recomienda pantalones rectos o pitillo por encima del tobillo. Los cortes deben ser sencillos pero ajustados a la silueta.

Los accesorios cobran una importancia fundamental en esta tendencia ya que son los que van a equilibrar el toque masculino. Un reloj de gran tamaño o una corbata pueden llegar a ser muy femeninos. Un pantalón negro, una camisa blanca, un gran bolso y una chaqueta ajustada negra con el pelo recogido o corto y un toque de pintalabios rojo vivo darán la apariencia perfecta.

En www.tiendatelas.com y en Ribes & Casals encontrarán varios tejidos para confeccionar  su look masculino y abrazar esta tendencia otoño-invierno.

Post A Comment