Santa Lucía, patrona de las modistas

20 dic

El pasado 13 de diciembre se celebró el día de Santa Lucía, patrona de las modistas, de los sastres y de los invidentes. En nuestra página de Facebook, esta celebración ha tenido una gran acogida por parte de nuestros fans, sin duda porque más de una vez habrán escuchado las historias de sus abuelas o familiares de más edad que en su día fueron modistas. Se trataba de un duro trabajo que se extendía de sol a sol; una vida que no era nada fácil.

Antaño, una minoría de mujeres trabajaba fuera de casa o fuera de algún negocio familiar. Las modistas eran una de las pocas excepciones. Habitualmente recluidas en las casas de costura, las modistillas -llamadas así por su corta edad- salían a la calle el 13 de diciembre ataviadas con sus mejores galas para festejar a su patrona. Paseaban del brazo, bromeaban, comían y bailaban en este día donde se olvidaban de que la luz de las velas quemaba su vista con el paso de los años. En ciudades como Barcelona o Madrid, las emisoras de radio incluso celebraban actos especiales donde ellas eran las protagonistas absolutas.

Lucía, que significa “la que lleva luz para el mundo”, también es patrona de la Once, de los electricistas y de toda la gente que necesita luz en general. Nacida en una buena familia de Sicarusa, provincia romana de Sicilia, Santa Lucía repartió su fortuna entre los pobres como agradecimiento a Santa Ágata por la curación de la enfermedad de su madre. Era la época del emperador Diocleciano y cuenta una de las leyendas, que Lucía se negó a casarse con un pagano y fue denunciada al gobernador por la familia del novio frustrado. A pesar de ser condenada a ingresar en un prostíbulo y posteriormente a ser quemada viva, Lucía permaneció inmóvil sin que se la pudieran llevar y no murió hasta que un sacerdote le administró la comunión.

 

Deje una respuesta